¿Qué es el modelo 720?

El modelo 720 es una obligación tributaria de carácter meramente informativo cuyo objetivo es declarar los bienes y derechos de contenido económico ubicados o gestionados en el extranjero. Desde su entrada en vigor en el ejercicio 2012 ha generado tanta controversia debido al durísimo régimen de sanciones que prevé para los casos de incumplimiento, que actualmente se encuentra bajo la lupa del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea sigue analizando el recurso planteado por la Comisión Europea contra España por supuestamente atentar contra la libertad del tráfico de las personas y bienes, al prever la normativa española unas sanciones muy desproporcionadas por el incumplimiento de presentar o presentar fuera de plazo el modelo 720, relativo a los bienes y derechos situados en el extranjero.

No obstante, de momento sigue totalmente vigente el régimen del modelo 720. El plazo para presentar la declaración informativa, no lo olviden, sigue siendo el 31 de marzo del año siguiente al que hace referencia. Es decir, que para el año 2020, se debe presentar la declaración no más tarde del 31 de marzo de 2021.

¿Quién tiene que presentar el modelo 720?

A modo de recordatorio, la obligación de información es para los siguientes bloques, cuando cada uno supera a 31 de diciembre el valor de 50.000 euros:

  • Cuentas en entidades financieras situadas en el extranjero.
  • Valores, derechos, seguros y rentas depositados, gestionados u obtenidas en el extranjero.
  • Bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles situados en el extranjero.

¿Cuándo debo volver a a presentar el modelo?

En cuanto a la necesidad de declarar, para aquellos que ya lo hayan hecho en períodos anteriores, sólo estarán obligados de nuevo aquellos que presenten en fecha 31 de diciembre un incremento de saldo de 20.000 euros en alguno de los bloques con respecto a la última declaración informativa presentada o que hayan cancelado o transmitido el bien previamente declarado.

Sanciones por incumplimiento

Tampoco ha cambiado, de momento, el régimen de sanciones previsto en la Ley, tanto por presentarla fuera de plazo como por presentarla con errores o incompleta, que en el caso de los valores depositados en entidades extranjeras requiere de una información que incluso a veces la propia institución financiera extranjera tiene dificultades para suministrar.

Referente a las sanciones, cabe recordar que la falta de información de uno de los bloques lleva aparejada una sanción mínima de 10.000 euros.

También existe toda una batería de sanciones para los casos de omisión, inexactitud, falsedad o aportación incompleta de lo que la normativa llama datos o conjuntos de datos, o incluso se puede imponer sanciones adicionales derivadas de otros tributos, por ejemplo, se puede detectar la existencia de una ganancia patrimonial no declarada en el IRPF, teniendo en este caso una sanción que puede alcanzar el 150% de la cuota a ingresar. Por ello, recomendamos encarecidamente disponer de asesoramiento profesional para asegurar la correcta presentación del modelo.

En fin, un año más con la “presión” de no olvidarse de nada y de que la información del modelo 720, casi siempre técnica e impronunciable, sea verídica y completa.


Sobre el autor:

Alejandro Guayta Pujol

DiG Abogados