Últimamente está en boca de medio país la sentencia de 21 de diciembre del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que considera nula la aplicación de las cláusulas suelo. Pero existe otra cláusula suelo “invisible” que en numerosos casos ha pasado desapercibida; se trata del malogrado IRPH de Cajas.

Muchas de las desaparecidas Cajas de Ahorro utilizaban el índice IRPH (Indice de Referencia de Préstamos Hipotecarios) para referenciar sus hipotecas a tipo de interés variable en lugar del Euríbor y mientas los intereses permanecían más o menos estables y existían las Cajas de Ahorros, no había problema pero a partir de 2012-2013 llegó el derrumbe.

La Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, prevé la supresión del IRPH Cajas, IRPH Bancos y el Tipo Ceca quedando vigente únicamente el IRPH de entidades. Con lo cual, las hipotecas que se referenciaban al IRPH de Cajas o de Bancos y que tenían como índice sustitutivo uno de los también desaparecidos, quedaban a tipo fijo incumpliendo la variabilidad que el cliente había firmado en su hipoteca.

Para ver el alcance de la consecuencia más desastrosa para el cliente basta con hacer números.

Una hipoteca referenciada al IRPH de Cajas más un diferencial de 0 puntos está desde septiembre de 2013 hasta hoy a un interés del 3,94% pero una hipoteca referenciada al Euríbor + 0,75 (por poner un ejemplo que podría muy bien ser) estaba en septiembre de 2013 a un 1,293% y hoy estaría al 0,693%.

Para solventar el problema del IRPH no hay otra solución que reclamar, primero al banco y posteriormente en el juzgado para solicitar la nulidad del índice por abusivo, por falta de reciprocidad y hay que solicitar que se aplique un índice de revisión vigente. Así mismo será necesario solicitar la devolución de las cantidades cobradas en exceso por la aplicación del IRPH.

En cuanto al procedimiento de reclamación cabe tener presente que la mayoría de los firmantes de hipotecas referenciadas al IRPH no tenían capacidad de negociación alguna (tampoco se les daban elementos para valorar si era mejor Euríbor o IRPH) sino que eran las entidades quienes marcaban las condiciones. Así pues, una vez iniciada la batalla de las cláusulas suelo, empieza la del IRPH.


Sobre el autor:

clausula suelo

Josep Muntal

DiG Abogados

Linkedin