La renegociación de las cuotas a pagar derivadas de la suscripción de contratos de arrendamiento financiero (renegociar el leasing) a los efectos de rebajar el importe mensual de las mismas puede tener unos efectos fiscales imprevisibles.

La actual coyuntura económica, está motivando que las empresas traten de aligerar en lo posible el importes de los pagos mensuales, por lo que entre otras soluciones, se plantea la posibilidad de alargar la duración de los contratos de arrendamiento financiero ‘leasing’ vigentes a los efectos de reducir el importe de la cuota mensual.

Ante este tipo de actuaciones hay que tener muy en cuenta que los contratos de leasing gozan de un régimen fiscal especial, siempre y cuando el importe anual de la parte de las cuotas del arrendamiento financiero correspondiente a la recuperación del coste del bien permanezca igual o tenga un carácter creciente a lo largo del período contractual, requisito que se  podría incumplirse en caso de renegociar el leasing de las condiciones iniciales del contrato, con las considerables repercusiones fiscales que la pérdida del régimen fiscal especial comportaría: devolución importes beneficios fiscales aplicados (impuestos diferidos), más intereses de demora.


Sobre el autor:

abogado fiscal en barcelona

Albert Pujol

DiG Abogados

Linkedin