¿Qué es el modelo 360?

Es la Tramitación de la solicitud de devolución de IVA a otros países de la Unión Europea, que se inicia a través de la Web de la Agencia Tributaria (modelo 360). La Agencia Tributaria española envía la solicitud al país al que se solicita la devolución. Posteriormente, es la agencia tributaria del país que debe proceder a la devolución la que se pone en contacto con el contribuyente español y le solicita la documentación acreditativa o complementaria que considera oportuno, siempre en el idioma el país de la devolución.

¿A quién le afecta?

Empresas, empresarios y profesionales establecidos en España.

¿Porqué presentar el modelo 360?

El trámite se inicia de modo sencillo, con la presentación del modelo 360, a través de la Web de la Agencia Tributaria española. Para ello es imprescindible disponer del certificado digital de la empresa (empresario o profesional) y estar dado de alta en el servicio de Notificaciones Electrónicas Obligatorias. La mayoría de sociedades disponen de ambos requisitos. No siempre es así en el caso de los profesionales independientes.

El procedimiento se puede complicar cuando se inicia la comunicación con la Administración Tributaria del otro país, al que se solicita la devolución. Cada país responde de forma diferente y solicita la información que considera necesaria a su modo.

Para evitar el rechazo de estas solicitudes conviene conocer la normativa del IVA en la Unión Europea, para poder interpretar correctamente la información y documentación a facilitar, así como los argumentos de rechazo que puedan recibirse, para poder responder a los mismos.

Esta segunda parte del procedimiento, se tiene que realizar siempre en el idioma del país al que se ha solicitado la devolución. Ello exige la comunicación escrita y, en algunos casos, telefónica en otros idiomas.

En el despacho de asesoría profesional tenemos los conocimientos técnicos suficientes para:

  • Valorar la procedencia de la solicitud de devolución del IVA, antes de iniciar su tramitación.
  • Aportar la información y documentación necesaria para reducir las posibilidades de rechazo.
  • Comunicarnos en lenguaje técnico en otros idiomas.

Sobre el autor:

Economista en Barcelona

Inés Gros

DiG Abogados

Linkedin